ActualidadArticuloSalud Laboral

Sistemas resilientes de Seguridad y Salud en el Trabajo

92views

Artículo escrito por Fabiana Ovalles Rojo, General Manager de CAC-ITC donde hace referencia a los sistemas resilientes de seguridad y salud en el trabajo como estrategia que deben seguir empresas y organizaciones en tiempos de crisis

Hagamos una pausa y demos una rápida mirada a nuestro entorno hace un año. Altos niveles de incertidumbre, cambios radicales en la rutina diaria, ausencia de referencias de situaciones similares. Para algunos la pausa que tanto anhelaban, para otros el encuentro con la más estresante de las situaciones que hubieran podido enfrentar y para todos, de manera global, la adecuación y reorganización de los sistemas habituales, de los hábitos diarios tanto laborales como personales en todos los roles.

Sin duda un antes y un después, marcado en el calendario: el año 2020; año de la transformación y de la activación de nuestra “capacidad humana universal para hacer frente a las adversidades de la vida, superarlas o incluso ser transformados por ellas” (Groetber, 1995), es decir de la activación de la resiliencia.

Bajo este escenario, entonces podremos contextualizar de mejor manera la invitación de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) a anticiparse a las crisis, prepararse y responder, invertir hoy en sistemas resilientes de seguridad y salud en el trabajo. Para lograr implementarlo, se les presenta un modelo y siete pilares que permitan aplicarlos a las actividades cotidianas y paso a paso convertirlos en sistemas resilientes de gestión, apoyados en las normativas internacionales y en modelos que las organizaciones puedan aplicar integrando en niveles progresivos de acuerdo a la madurez de respuesta de cada centro de trabajo.

Modelo “Yo soy, yo tengo, yo estoy, yo puedo” . (Groetberg, 1995)

Yo soy

– Una persona por la que otros sienten aprecio y amor.

– Feliz cuando hago algo bueno para los demás.

– Respetuoso de mí mismo y de los demás prójimos.

Yo tengo

A mi alrededor personas:

– Que me quieren incondicionalmente y en quienes confío.

– Que me ponen límites.

– Que me muestran por medio de su conducta la manera correcta de proceder.

– Que me ayudan cuando estoy en peligro o enfermo.

– Que desean que aprenda a desenvolverme solo.

Yo estoy

– Dispuesto a responsabilizarme de mis actos.

– Seguro de que todo saldrá bien.

Yo puedo

Hablar sobre cosas que me asustan o me inquietan.

– Buscar el momento apropiado para hablar con alguien o actuar.

– Encontrar a alguien que me ayude cuando lo necesito.

Los siete pilares de la resiliencia. (Wolin y Wolin, 1993)

1. La introspección: Es la capacidad de conocer, de saber lo que pasa alrededor y es fundamental para comprender las situaciones y adaptarse a ellas.

2. La independencia: Se refleja en conductas tales como no involucrarse, “no enganchar” en situaciones conflictivas.

3. La capacidad de interacción: Esta capacidad está presente en la habilidad para reclutar pares y de establecer redes sociales de apoyo.

4. La capacidad de iniciativa: Aparece en la inclinación al estudio, la práctica de deportes y en realizar actividades como trabajos voluntarios, comunitarios y hobbies.

5. La creatividad: Esta capacidad se expresa en el desarrollo de habilidades artísticas.

6. La ideología personal: En la adolescencia se desarrollan valores propios y se establecen juicios en forma independiente de los padres. Se desarrolla el sentido de la compasión, justicia y lealtad.

7. El sentido del humor: Contribuye al sostén de las identificaciones grupales.

Debemos garantizar en nuestras organizaciones y sistemas familiares que las actividades esenciales se realizan de manera estable, aunque el entorno sea cambiante y es cuando surge la pregunta: ¿De qué manera vamos a organizar la resiliencia en nuestro entorno? Nuestra propuesta desde el CAC-ITC, siguiendo el esquema ISO 45001:2018:

  1. Conocer a detalle el contexto de la organización, la historia, misión, visión, valores, organigrama, formas de mando y comunicación, normas internas, los procesos para cumplir con los objetivos productivos de la organización, el compromiso de sus fundadores y líneas gerenciales.
  2. Motivar el liderazgo desde la participación de todos los niveles de la organización, integrando las perspectivas, las experiencias y generando formas de trabajo adecuadas a las características cognitivas, culturales, físicas y psicosociales de los integrantes.
  3. Establecer un sistema de inspecciones que activen el hábito de anticiparse, generando indicadores proactivos de gestión.
  4. Fomentar una supervisión empática y responsable.
  5. Establecer mecanismos de comunicación efectiva que permita gestionar las crisis internas con éxito.
  6. Evaluación constante de riesgos y oportunidades de mejora.
  7. Formación continua a todos los integrantes de la organización.
  8. Preparación para la atención de emergencias.
  9. Establecimiento de procedimientos de trabajo seguro adaptables a los cambios constantes.
  10. Gestión para la mejora continua de todos los procesos.

Con el acompañamiento de profesionales expertos y la voluntad de activar sistemas resilientes en las organizaciones, podremos anticiparnos a las crisis y superarlas con éxito para el bienestar de la sociedad en general.

Leave a Response

Suscribirse a nuestro boletín de noticias semanal es totalmente gratis

Inicia la semana informado con un boletín que contiene otras informaciones interesantes para la comunidad médica y que es de fácil lectura.

X