ActualidadArticuloSalud Laboral

Salud ocupacional en República Dominicana

Salud ocupacional en República Dominicana
365views


Audy Francisco Puyosa, academic manager del CAC-ITC, realizó un recorrido histórico para explicar la evolución de la seguridad y salud ocupacional en el país mencionando los reglamentos implementados durante algunos períodos como la época colonial, industrial y minera. Además enfatizó cómo las corrientes extranjeras y del mismo Estado tuvieron influencia en la formación de mecanismos a favor de los trabajadores siendo un área que continúa actualizándose.

La caña de azúcar ha sido un punto importante de la economía dominicana desde el siglo XVI. Sin embargo, su mayor nivel se alcanzó entre 1960 y 1970. Su manejo fue basado en procesos artesanales desde la zafra hasta la extracción del azúcar por medio de trapiches.

Fue a principios del siglo XX cuando realmente se puede decir que se recibió la revolución industrial en República Dominicana, por medio de la importación de las tecnologías que alimentaron los ingenios azucareros. Esta misma tecnología fue llevada a la economía agrícola de sustento para aumentar su eficiencia.

La implicación que esta irrupción tecnológica tuvo sobre el desarrollo de la Salud Ocupacional se hace patente con las protestas de los trabajadores del campo y los ingenios en la década de 1930, de las cuales se derivó el Código del Trabajo y posteriores legislaciones en la materia.

Por tanto, la incorporación de nuevas tecnologías (peligros) aceleró el desarrollo de los estudios en el área de la Salud Ocupacional.

A grandes rasgos, la Salud Ocupacional en República Dominicana puede plantearse en función de tres hechos claramente diferenciados:

a. Período Colonial. La emisión de la Recopilación de Leyes de los Reynos de Indias, con lo cual se crean los primeros pasos en la protección a los trabajadores.

Esto nos muestra que desde la época de la colonia fueron incorporados principios de regularización del trabajo, como en el título primero del sexto libro; con el cual se buscó proteger la integridad de la población indígena.

Particular mención puede darse a la ley de febrero de 1538, donde se hacen concesiones que pueden considerarse el primer aporte hacia la Salud Ocupacional, de donde se puede mencionar la prohibición de someter a cargas manuales en la mayoría de las actividades, salvo excepciones. Del mismo modo, en 1593 se reguló la jornada en 8 horas, para un total de 47 por semana. Posteriormente se fueron incorporando elementos de forma paulatina, regulando diferentes áreas del quehacer laboral.

b. Industrialización: Inicio de la industrialización de los ingenios azucareros a principios del siglo XX con aporte de tecnología extranjera. Esto derivó en el desarrollo acelerado de estudios para crear sistemas de protección social y laboral.

Los cambios industriales crearon la necesidad de alinear las condiciones con los estándares internacionales, con lo cual se llega a la creación de la Caja Dominicana de Seguros Sociales (llamada Instituto Dominicano de Seguros Sociales a partir de 1962) por medio de la ley 1376-47 de 1947; la cual estaría apoyada en la ley 1896-48 de 1948 que crea el Sistema de Seguros Sociales.

El Código del Trabajo es promulgado en 1951 según ley 2920-51 (conocido como Código Trujillo del Trabajo), el cual estaría vigente hasta 1992 cuando es modificado según ley 1692-92, siendo aplicado por intermedio del reglamento 258-93.

c. Época minera: Inicio de la etapa de la minería de níquel, oro y plata que abre las puertas a nuevos adelantos y sistemas de producción más completos por parte de empresas transnacionales. De acá se incorporan medios de producción de alta tecnología que requirieron un nuevo salto en la visión de la Salud Ocupacional en el país.

La llegada de la inversión extranjera a través de empresas multinacionales que aportaron su experiencia y desarrollo técnico para configurar una realidad adicional, donde los trabajadores están bajo amparo de sistemas de protección de vanguardia, contando con cuerpos normativos desarrollados para promover y proveer mejores condiciones de Seguridad y Salud Laboral.

Finalmente, existe un aporte tangible a través del desarrollo de las organizaciones de corte gremial, las cuales buscan aportar respaldo y coherencia profesional a quienes prestan servicio en la gestión preventiva de las diferentes organizaciones. Es el caso de la Sociedad Dominicana de Prevencionistas de Riesgos Laborales (SODOPRELA), el Centro Dominicano de Higiene y Seguridad (CEDHISE) y la Asociación Dominicana de Prevencionistas de Riesgos Laborales (ADPRIL).

Todo lo anterior permite definir un plan de gestión cónsono con las exigencias internacionales, el cual busca concertar una visión tripartita (Estado – Empleador – Empleado), alineada con el esquema de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Según el modelo tripartito, la Dirección General de Higiene y Seguridad Industrial funge como ente rector, siendo a la vez ente de control de la actuación de los empleadores y asesor de estos y los trabajadores; promoviendo el desarrollo de planes de gestión por parte de los empleadores (Programas de Seguridad y Salud en el Trabajo) que permitan garantizar el mejor estado de desarrollo de las condiciones de seguridad y salud hacia los trabajadores.

La gestión del ente rector se basa en lineamientos del Estado Nación, el de los empleadores en el Reglamento 522-06 y la Resolución 04-07 y el de los empleados en los Programas de Seguridad y Salud en el Trabajo que los empleadores desarrollan para tal fin.

En resumen, el marco organizacional de la República Dominicana en materia de Salud Ocupacional tiene una importante trayectoria, que nace desde la época colonial y continua su desarrollo hasta la actualidad. El desarrollo de instituciones gubernamentales y su aparataje demarca una estructura formal que se actualiza constantemente para brindar cada día mejores condiciones para la prevención de accidentes y enfermedades ocupacionales. Esto requiere del trabajo conjunto de los entes de control y los actores del aparato productivo del país.

Aunque mejorable, contar con un esquema formal que ampara la gestión preventiva de las organizaciones, con apoyo del Estado, permite estructurar un proceso cohesivo de acciones que apuntan a la mejora continua de sus indicadores de gestión.

1 Comment

  1. Excelente, Muchas Gracias Audy Francisco Puyosa por su buenos aportes y por el valioso extracto sobre la prevención de Riesgo en la República Dominicana. Éxitos!!!

Leave a Response

X