ActualidadCoronavirus

Países latinoamericanos son investigados por irregularidades con insumos de las jornadas de vacunación contra COVID-19

39views

Santo Domingo. – El medio informativo CNN reveló que Latinoamérica se ha convertido en un foco de atención debido a los escándalos por las vacunaciones contra COVID-19, pues durante las recientes jornadas se han revelado casos de personas influyentes que desvían las dosis a su conveniencia, tales son los casos expuestos en Brasil, Argentina y Guatemala.

En Brasil se están investigando cuatro casos donde se hizo evidente el uso de jeringuillas vacías al momento de ser suministradas a la población, uno de los casos es el presentado en Niteroi donde una enfermera que atendió a un hombre de 90 años “no presionó la jeringuilla, dejando de aplicar el inmunizante” indicó el Ministerio Público de dicho país.

A partir de esta y otras acusaciones en algunos puntos de vacunación como los de Bangú y Campo Grande en Río de Janeiro se prohibió grabar el procedimiento, sin embargo, la Secretaría Municipal de Salud de Río de Janeiro emitió una orientación para que no se impidan las grabaciones.

Por otra parte, el presidente de Argentina, Alberto Fernández, pidió la renuncia a su ministro de salud, Ginés González García, luego de que se desatara un escándalo de presunto tráfico para vacunar a funcionarios afines al oficialismo. “En Argentina se vacunó a 70 personas de manera irregular” dijo Fernández en su visita a México.

Posteriormente, la Procuraduría Pública Especializada en Delitos de Corrupción pidió la detención preliminar de funcionarios públicos que se habrían beneficiado de la vacuna experimental al margen de los ensayos clínicos que lleva a cabo la Universidad Peruana Cayetano Heredia y el laboratorio chino Sinopharm. Entre estos funcionarios están las exministras de salud, Pilar Mazzetti, y de Relaciones Exteriores, Elizabeth Astete, quienes admitieron haberse vacunado.

El 15 de febrero, Amelia Flores, ministra de salud de Guatemala, denunció la entrega de un lote de 30.000 pruebas para detectar COVID-19 supuestamente falsas, en tal sentido, se presentó una denuncia al Ministerio Público “por posibles ilícitos cometidos en la adquisición de insumos”.

La Fiscalía indicó que desde el viernes se embaló la evidencia y que se continúan las pesquisas, además, se está investigando si la empresa cometió los delitos de fraude, estafa, estafa en entrega de bienes, falsedad material, falsedad ideológica, entre otros o si alguien perteneciente al gabinete de salud pudiese estar involucrado.

Leave a Response

Suscribirse a nuestro boletín de noticias semanal es totalmente gratis

Inicia la semana informado con un boletín que contiene otras informaciones interesantes para la comunidad médica y que es de fácil lectura.

X