ActualidadSalud Laboral

Carga de trabajo

Carga de trabajo
143views

El Ing- Audy Francisco Puyosa, MSc. Academic Manager, explica las diferencias de los términos “actividad” y “tarea” dentro del contexto de la carga de trabajo, así como los componentes que pueden condicionar su rendimiento desde el punto de vista de los esfuerzos físicos y cognitivos realizados en cada jornada laboral.

Las actividades humanas conllevan requerimientos tanto físicos como mentales que pueden derivar en condiciones de demanda física o mental, las cuales resultan en un mayor o menor nivel de afectación; afectación que está subordinada tanto por las características de la actividad realizada como por las propias características de cada individuo. Por tanto, no es posible estandarizar las cargas de trabajo, siendo necesario establecer mecanismos para su evaluación en casos puntuales.

Ahora bien, es natural que se diferencien las connotaciones de la Carga de Trabajo cuando esta proviene en sus opciones de ejecución. Por tanto, de manera operativa diferenciamos dos componentes que pueden comportarse como antagónicos o potenciadores, según el modo de organización de las actividades desarrolladas:

  1. Actividades que requieren mover el cuerpo, trasladar objetos o mantener posiciones por algún margen de tiempo, a lo que llamamos Carga Física, siendo parte de estudio de la Ergonomía Física.
  2. Actividades que implican la saturación de las capacidades sensoriales y cognitivas, pero también incorpora las dinámicas, contingencias y protagonismos que se juegan en la situación de trabajo, a la que llamamos Carga Mental, estando dentro del campo de estudio de la Ergonomía Cognitiva.

Cabe acá hacer la aclaratoria de que los términos “Actividad” y “Tarea” no refiere a las mismas condiciones dentro del trabajo. A saber:

Actividad: Es la intervención del ser humano que opera interactuando entre objeto y medios de trabajo, es decir, la inversión física e intelectual que incluye las tareas con su conjunto de operaciones y acciones realizadas, para cumplir con la intención de trabajo.

Tarea: Refiere a las actividades previstas que deben ser ejecutadas para alcanzar una meta o lograr un objetivo. Es lo establecido en los procedimientos, y por ende puede diferir de lo realizado, en función de las particularidades de la acción personal.

Por tanto, es necesario apuntar que es normal la aparición de elementos diferenciadores entre lo que es encomendado al trabajador (tarea) y lo que finalmente es realizado (actividad); no desde el punto de vista de los objetivos, medios o resultados, sino por las prácticas y particularidades que cada uno imprime en las operaciones merced a sus propios criterios y adecuaciones.

Siendo así, podemos entender que sea importante llevar los análisis, no por la vía del análisis documental (auditoría) de las tareas y sus procedimientos sino por la medición en campo (inspección) del modo como realmente es alcanzado el resultado.

Si hablamos de la Carga Física, esta puede llevarse a cabo por medio de mecanismos individuales asociados con las condiciones de la inversión de esfuerzos musculares, los cuales pueden ser de dos tipos: Isotónico o isométrico. El primero referido a trabajos dinámicos donde la contracción y relajación de los grupos musculares se realiza con ritmos más o menos constantes o de forma rítmica como en tareas de carga y descarga o el asociado con caminar.

Por su parte, la Carga Mental se asocia con procesos que involucran la duración de las tareas que requiere el tratamiento de información, el volumen de datos manejados, intensidad del requerimiento y sensibilidad hacia el error, forma de organización del trabajo como individual o colaborativo, características de los medios de procesamiento disponibles y elementos idiosincráticos inherentes a cada trabajador como sus competencias técnicas en el área, experiencias aplicables, inteligencia emocional, condiciones de personalidad.

Los efectos de cada uno son también claramente diferenciables, contrastando los efectos físicos que pueden acarrear la sobrecarga en cualquiera de los dos casos. Así, podemos entender que, en el caso de sobrecarga física, los efectos suelen ser principalmente físicos, incluyendo cansancio, agotamiento, lesiones de las partes del cuerpo involucradas, lesiones musculoesqueléticas (Movimiento repetitivo, trauma acumulativo o esfuerzo repetitivo). Por otro lado, la Carga Metal suele asociarse a efectos ligados a factores psicosociales que afectarían a través de mecanismos complejos como el agotamiento mental (burnout), aburrimiento laboral (boreout), distrés, depresión, tensión y un amplio etcétera.

Es a partir de este escenario donde se reconoce la importancia de realizar estudios periódicos de las condiciones de trabajo, contando con personal calificado para reconocer las condiciones físicas y mentales de cada tarea, medir las condiciones en las cuales se desarrollan las actividades, evaluar los efectos posibles y acumulados en los colaboradores y recomendar las acciones de intervención necesarias para mantener los estándares de productividad esperados, con estrategias que reduzcan las condiciones riesgógenas sobre el equipo de colaboradores.

La producción es el objetivo. La prevención es la herramienta… ¡Hagamos que las Cosas Ocurran!

Leave a Response

X