UncategorizedArticulo

¿Adherencia terapéutica o solo cumplimiento?

¿Adherencia terapéutica o solo cumplimiento?
255views

La negación de algunos pacientes por seguir el tratamiento para controlar sus enfermedades es una problemática que afecta al sistema de salud del país, tal escenario que quizá es común para algunos médicos representa un riesgo para los ciudadanos porque impulsa la automedicación y las intoxicaciones por fármacos en el hogar. Debido a esto, Rosio del Pilar, médico familiar y prevencionista de riesgos laborales, ofreció algunas recomendaciones, consejos y soluciones sencillas para que los profesionales de la salud adapten su consulta a fin de asegurar en el paciente una mejor recepción del tratamiento, aumentando la adherencia terapéutica. Así mismo, la especialista brinda algunos tips para que aquellas personas bajo medicación no olviden tomar sus dosis correspondientes.

Desde la época de Hipócrates el tema de la NO adherencia terapéutica ha sido uno de los principales obstáculos para lograr el éxito de un plan terapéutico, dado que el apego o no a la prescripción de un tratamiento, régimen alimentario o practica de ejercicios físicos forma parte del comportamiento humano y depende entre otras cosas de lo comprometido que esté el individuo con su salud y del grado de responsabilidad para el mantenimiento de la misma.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) la define como ´´el grado en que el comportamiento de una persona (tomar el medicamento, seguir un régimen alimentario y ejecutar cambios del estilo de vida) se corresponde con las recomendaciones acordadas con un prestador de asistencia sanitaria´´. Sin embargo, es oportuno diferenciar el término “adherencia” y “cumplimiento”, puesto que en la primera se requiere la aprobación y participación del paciente en el proceso de elaboración de las recomendaciones, convirtiéndose los pacientes en “socios activos” del personal salud en el proceso de la atención, considerando que una comunicación interactiva entre ambos conduce a lograr mejores niveles de adhesión.

Además crea un vínculo estrecho entre el paciente y el personal de salud, generando una colaboración unificada para el seguimiento de las recomendaciones y mejoría de la condición de salud. En este modelo la aceptación del paciente se basa en la confianza y en que el acuerdo es parte del proceso, tomando como resultado una decisión auto motivada de abrazar sus indicaciones.

En el caso del cumplimiento, el paciente asume una actitud pasiva donde sencillamente hace lo que se le prescribe como resultado de una presión de su entorno (pareja, hijos, otros), asumiendo una actitud involuntaria de pasividad, sumisión o conformidad, para evitar ser tildado de rebelde o incumplidor. En este tipo de abordaje los puntos de vista del paciente no interactúan con los del profesional o se les considera un obstáculo para apropiarse del tratamiento.

En el año 2012 la OMS refirió que en los países desarrollados la adherencia terapéutica en enfermedades crónicas era del 50% y que después de seis meses de haber comenzado un tratamiento, entre el 30% y el 80% de los pacientes dejan de tomar la medicación. En Estados Unidos, sólo el 51% de los pacientes tratados por hipertensión arterial se adhieren al tratamiento ordenado, los que tienen tratamiento antidepresivo en un 40% y 70%, solo el 43% de los pacientes con asma toman su medicación según lo prescrito y un 28% emplea la medicación preventiva prescrita; en el tratamiento de la infección por el virus de la inmunodeficiencia humana, la adherencia a los agentes antirretrovirales varía entre el 37% y el 83%.

La tasa más alta de adherencia se da con los tratamientos que actúan directamente sobre los síntomas de la enfermedad (analgésicos, antiinflamatorios, entre otros) y especialmente en los cuadros clínicos de comienzo agudo. Por el contrario, los niveles más bajos de adherencia corresponden a enfermedades crónicas que no producen síntomas o que no plantean un riesgo grave, sino que implican cambios en el estilo de vida.

Factores que impiden o determinan la adherencia terapéutica

Aproximadamente uno de cada dos pacientes crónicos no toma adecuadamente su medicación y la causa más frecuente es el olvido. Algunos autores lo denominan´´ descanso farmacológico o vacaciones terapéuticas´´ porque los pacientes incumplen los fines de semana o descansan varios días y, si reaparecen los síntomas, retoman el tratamiento.

Otros incurren en el cumplimiento de bata blanca, en donde sólo toman la medicación unos días antes o después de visitar al médico. Esta situación afecta a todos los sectores etarios, sin embargo, el grupo de los adultos mayores es el menos adherente, aumentando las complicaciones y el fracaso terapéutico.

La NO adherencia intencional o involuntaria se relaciona mayormente con la calidad de la información suministrada por el personal de salud, si el tipo de lenguaje utilizado es demasiado técnico o si los rasgos de la escritura son incomprensibles; por lo tanto la comunicación debe basarse en el entendimiento de la carga emocional y económica que representa para el paciente y su familia el asumir la incertidumbre del diagnóstico y la necesidad de apegarse en la mayoría de los casos a un tratamiento continuo.

La calidad del apoyo familiar y de los amigos, la capacidad psicomotora, etapa del ciclo vital, aislamiento social, cambio de opinión sobre la imagen de sí mismo, pronóstico y calidad de vida, limitación o restricción para realizar actividades y hábitos de su agrado, sumado a la duración del tratamiento (a mayor prolongación del tratamiento menor adherencia), son otras razones que merecen ser tomadas en cuenta.

Consecuencias de la NO adherencia terapéutica

Dentro de las consecuencias médicas están los retrasos en la curación, recaídas, complicaciones;  valoración errónea de la efectividad real del tratamiento  aumentando o disminución el número de dosis,  introducción de fármacos más potentes y tóxicos aumentando la probabilidad  de aparición de efectos secundarios o la dependencia a largo plazo; incremento de accidentes por consumo de medicamentos combinados, o con modificaciones del estilo de vida (abstenerse consumo alcohol o manejar vehículos o maquinarias ), pero principalmente la resistencia medicamentosa a los antibióticos.
A nivel económico la NO adherencia terapéutica repercute a nivel individual y familiar en el gasto invertido en medicamentos no utilizados, consultas planificadas a las que no acude, en el ausentismo laboral a causa de una enfermedad no controlada en caso de ser empleado y en un almacenamiento innecesario de medicamentos no consumidos que puede provocar intoxicaciones accidentales en niños y aumento de la automedicación por cualquier miembro de la familia incrementándose el uso de los servicios de emergencia, las hospitalizaciones y unidades de cuidados intensivos.
En la esfera psicosocial la falta de apego al tratamiento puede generar grandes pérdidas desde el punto de vista personal al presentar complicaciones y secuelas emocionales y físicas irreversibles y progresivas que pudieran evitarse, afectando de modo significativo su calidad de vida.

Claves para aumentar la adherencia terapéutica

Se debe procurar en la medida de lo posible que el paciente participe en el cuidado de su salud y en la planificación del tratamiento y que sea consciente de las metas propuestas, dentro de las claves para mejorar la adherencia terapéutica se encuentran:

  • Desarrollar una relación de confianza con el paciente, el familiar o cuidador.
  • Procurar la realización de un adecuado diagnóstico y una correcta prescripción del tratamiento.
  • Informar y educar al paciente sobre su enfermedad y la necesidad o no de tratamiento.
  • Ordenar pautas terapéuticas sencillas y adaptadas a su rutina diaria.
  • Enseñar sobre el consumo de la medicación prescrita.
  • Realizar recetas personalizadas.
  • Realizar un seguimiento terapéutico.
  • Indicar el inicio y el fin de los tratamientos cortos y la fecha de la siguiente consulta.
  • Orientar sobre el uso racional de los antibióticos.
  • Evitar dentro de lo posible la poli medicación e incrementar las mono dosis.

En sentido general, lo básico e importante para conseguir una buena adherencia al tratamiento es que el paciente y el acompañante al salir de la consulta médica o de la farmacia sepa para qué y porqué se debe tomar los medicamentos prescritos, cuál medicamento debe tomar; cuándo y cómo los tiene que tomar y por cuánto tiempo.

¿Qué debo hacer en caso de NO tener clara la información relativa a un plan de tratamiento?

Lo recomendable es que antes de abandonar la consulta médica o luego de ser dado de alta de un servicio por sala de emergencias o una hospitalización, usted pueda revisar la receta que le entreguen y solicitar al médico cualquier información que pueda aclarar sus dudas en relación al tratamiento ya sea con el  nombre de los medicamentos, la frecuencia, cantidad y modo de su consumo; así como los días y horarios de cada una de las tomas y comentarle además  si tiene alguna dificultad para adaptarse a la terapia.

¿Debo abandonar el tratamiento médico en caso de presentar alguna mejoría o un nuevo síntoma?

Lo recomendable es consultar con su médico tratante sobre los síntomas presentados o acudir a una sala de emergencias dependiendo la gravedad de la situación. La suspensión o uso de algún medicamento debe hacerse bajo supervisión médica, evitando de igual manera la automedicación o la recomendación de un familiar o allegado de usar la misma medicación que él o ella utiliza alegando que ambos comparten una enfermedad en común.

¿Qué medidas podría tomar en cuenta para recodar tomar los medicamentos?

  1. Simplifique siempre que le sea posible la toma de los medicamentos a una sola dosis, esto incrementa el cumplimiento, sobre todo en el caso de tratamientos con antibióticos. Consulte con su médico sobre la posibilidad de utilizar dosis única.
  2. Procure hacer coincidir los horarios de la toma de los medicamentos con la realización de sus actividades diarias. Mantener una rutina regular puede ayudar a recordar cuándo tomar la medicación.
  3. Prepare la medicación diaria o semanal en pastilleros esto le ayudará a la planificación y permitirá llevar un registro fácil de si se ha tomado o no la medicación.
  4. Use la alarma del teléfono celular para acordarse de tomar la medicación.  En la actualidad están disponibles gran variedad de aplicaciones  gratuitas para teléfonos celulares, dirigidas específicamente a pacientes y cuidadores que pueden facilitar la adherencia al tratamiento.

Leave a Response

X