ActualidadArticuloSalud Laboral

Mezcla de productos de limpieza: exposición indebida

39views

Audy Francisco Puyosa, academic manager del CAC-ITC, mencionó los errores comunes que cometen los trabajadores al manipular productos de limpieza de uso común, los cuales son tóxicos. Para informar a la población en general, el ingeniero presentó una lista de las combinaciones que por desconocimiento son usadas ampliamente en el hogar y las empresas pudiendo ser fatales para las personas.

También alertó que algunos individuos desconocen los efectos y reacciones de los materiales con los que trabajan o, en ocasiones, los supervisores descuidan procedimientos que parecen ser insignificantes pero que a fin de cuentas provocan accidentes durante las jornadas laborales, comentó que “El nivel permisible o tolerable de exposición de un trabajador a cualquier peligro es siempre cero”.

Según datos de la OIT, “Cada año, más de 313 millones de trabajadores sufren accidentes del trabajo y enfermedades profesionales no mortales, lo que equivale a 860,000 víctimas al día”.

Muchos de los eventos ocurren cuando el trabajador asume tareas de manera inpropia o manipula materiales tóxicos que superan las condiciones consideradas “límites” (PEL, REL, TLV, Nitre, CAP, CMA u otras medidas relativas) sin utilizar medios preventivos o protectivos adecuados.

La principal causa de exposiciones indebida se deriva del desconocimiento de las condiciones asociadas al trabajo; aunque no son pocas las ocasiones en las cuales se menosprecian dichas condiciones o se sobrevaloran las competencias propias. Bien por desconocimiento o por exceso de confianza, el trabajador se encuentra en condición de indefensión con relación a su entorno.

Del mismo modo, el trabajador puede ser objeto de coerción por parte de un supervisor o por sí mismo, cuando piensa que puede haber consecuencias en función del uso y la costumbre, también puede enfrentar las condiciones en aras de mostrar una conducta proactiva hacia su supervisor o de arrojo para con sus compañeros.

Sea cual fuere la razón, el empleador debe mantener control de las áreas, condiciones y actuaciones, sirviendo para ello la aplicación de las visitas periódicas, reconocimiento y análisis de operaciones particulares.

En cada una de las estrategias, la gestión supervisora debe cubrir los elementos críticos de cada proceso, definiendo el panorama del proceso y sus elementos nocivos en un solo plano.

Sin embargo, es importante entender que al hablar de exposiciones indebidas no implica en modo alguno que haya “exposiciones debidas”. El nivel permisible o tolerable de exposición de un trabajador a cualquier peligro es siempre cero. Aunque es imposible laborar con ausencia de peligros o sin exposiciones, esto, bajo ningún concepto, puede implicar que se asuma la exposición como algo normal o natural.

Cuando hablamos de desconocimiento, puede que una de las principales causas de exposición indebida se presenta en el personal de mantenimiento y los colaboradores de orden y limpieza. Y no es para menos, pues en el afán de lograr cada vez mejores resultados, suelen realizar mezclas con diferentes compuestos, sin analizar la compatibilidad o reacción que ellos pueden generar.

Entre las situaciones más comúnmente reportadas se encuentran algunas mezclas que, probablemente, les resulten familiares. Y es que también ocurren en nuestro hogar. En particular, es importante conocer que nunca se deben mezclar los siguientes productos:

  • Lejía con amoniaco. Resulta particularmente dañino mezclar el cloro de limpieza (hipocorito) con amoníaco, lo cual genera un gas altamente tóxico y corrosivo: el cloruro de amonio.
  • Igualmente resulta peligroso mezclar lejía con vinagre, de donde se desprende gas cloro, el cual resulta tóxico.
  • Vinagre y agua oxigenada (peróxido de hidrógeno). Acá también se produce un gas que puede generar daño permanente a los pulmones: ácido peracético.
  • Vinagre con bicarbonato. Esta reacción desprende dióxido de carbono, el cual actúa como asfixiante, particularmente peligroso en espacios cerrados como los baños.
  • Cloro de limpieza con alcohol gel. Acá parece haber una combinación ganadora para la desinfección; sin embargo, esta mezcla genera cloroformo, lo cual resultaría en fatiga y mareos.

Esta lista solo nos muestra los más comunes, sin que signifique que otras mezclas no puedan generar algún efecto sobre las personas o, incluso, las instalaciones o el ambiente. Revise las etiquetas, hojas de datos de seguridad o consulte con el personal médico antes de realizar cualquier mezcla. Ellos podrían brindarle alguna recomendación o alternativa. Su salud y seguridad están de por medio.

Leave a Response

Suscribirse a nuestro boletín de noticias semanal es totalmente gratis

Inicia la semana informado con un boletín que contiene otras informaciones interesantes para la comunidad médica y que es de fácil lectura.

X